Siempre he tenido claro que quería me gustaba la fotografía. Desde que capturé unos segundos de euforia en papel fotográfico.

Con mi primera cámara una Kodak. Pocos años después ya tenía una Olimpus: todo estaba decidido. Todavía siento la misma pasión por viajar a diferentes lugares y mimetizarme con sus culturas.